La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

28 ago. 2014

El león y la zorra

Fratellini (1927), de Joan Miró
«Deseando el león matar diversos animales para alimentarse de su carne se fingió enfermo, y con este engaño entraban muchos en su cueva y los devoraba. Llegó asimismo la zorra, pero temiendo al león, le dijo desde fuera que sentía mucho su enfermedad.
            - ¿Por qué no entras? –le preguntó el león–. Desconfías acaso de mí, cuando estoy tan débil que apenas puedo menearme? No temas, pues, entra sin recelo.
            - No lo haré seguramente –respondió la astuta zorra–, porque veo huellas de los que han entrado, pero no las veo de que hayan salido».


No debemos fiar ciegamente en lo que nos dicen; ni creer todas las palabras, según quien sea el que las pronuncie.


(ESOPO. Fábulas. [San Salvador?: s.n., s.a., p. 25-26.)

14 ago. 2014

Evaluación diaria

«Hermosa costumbre la de hacer cada día un examen de todas nuestras acciones. ¡Qué tranquila se nos queda el alma cuando ha recibido su parte de elogio o de censura, siendo censor ella misma que, contra sí misma, informa secretamente! Ésa es mi regla: diariamente me cito a comparecer ante mi tribunal. En cuanto se queda a oscuras mi aposento y mi mujer, que sabe mi costumbre, guarda silencio por respeto al mío, comienzo la inspección de la jornada entera, pienso en todos mis actos, repaso mis discursos. No disfrazo, no adultero nada, no olvido cosa alguna. ¿Qué puedo temer del reconocimiento de mis faltas cuando puedo decirme: no vuelvas a hacerlo, por esta vez te perdono?  Y reconozco la actitud que he puesto en algunas discusiones; la inutilidad de discutir con la ignorancia, que nada quiere aprender porque nada ha aprendido; las advertencias importunas que no he debido hacer, pues no he corregido y he molestado. Y me digo: ten cuidado otra vez, teniendo en cuenta más que la bondad de tus consejos el estado de ánimo del que tal vez no esté en disposición de resistir la verdad».


(SÉNECA, Lucio Anneo. Tratados filosóficos; Cartas. 8ª ed. México: Porrúa, 2003, p. 64.)

2 ago. 2014

El estío

Desnudo en la playa (1929),  de Pablo Picasso
«Ligereza admirable del cuerpo al despertar en las mañanas de estío, el calor generoso, aún atemperado a esas horas tempranas, cuando saliendo afuera, sobre la tierra donde jugaban ya sombras de oro, el aire embriagaba y parecía que la marcha fuese a transformarse en vuelo. Alado casi, como un dios, ibas al encuentro de la jornada.
   Todo un día de ocio te aguardaba: el mar en las primeras horas, de azul transparente aún frío tras la madrugada; la alameda a mediodía, pasada de luz su penumbra amiga; las callejas al atardecer, deambulando hasta sentarte en algún cafetín del puerto. Ocio maravilloso, gracias al cual pudiste vivir tu tiempo, el momento entonces presente, entero y sin remordimientos.
   Unos jazmines o unos nardos, colocados luego sobre la almohada para orear la media noche, te traían el recuerdo de aquellos golfillos que por la calle los vendían, ensartadas las biznagas en pencas de chumbera, no menos delicado el cuerpo del vendedor, ni menos tersa su piel morena, que el pétalo de la flor veladora de tu sueño.
   Y en la sombra caías, delicia igual a aquella con que te entregabas a la luz, toda la jornada airosa reposando contra ti igual a un ala que se pliega».


(CERNUDA, Luis. Ocnos. Sevilla: Ayuntamiento, 2002, p. 107-108.)